insurgentes_sin letrero.jpg

Teatro Insurgentes

 
 
 

Inaugurado en 1954 con la puesta en escena Yo Colón, protagonizada por Mario Moreno “Cantinflas”, el Teatro Insurgentes se convirtió rápidamente en un espacio de suma importancia en el ambiente teatral y cultural de la época, tanto por las obras que acogió, como por el emblemático mural de Diego Rivera que recibe, aún, a los asistentes.

En 1993, teniendo como motivo principal la restauración del mural de Rivera, se decidió llevar a cabo un proyecto de renovación total del inmueble para adecuarlo y revitalizarlo. Una vez comenzados los trabajos en el mural, se dio inicio también con una serie de adaptaciones del teatro a un nuevo programa arquitectónico diseñado por TEN Arquitectos. La transformación involucró la mayoría de los espacios: la escalera central que antiguamente recibía a los asistentes fue retirada para conseguir mayor transparencia y espacio; el bar y la dulcería fueron re-ubicados en el mezanine y el área liberada tras este cambio, permitió la creación de una rampa que permite el acceso a personas con discapacidad. Se mejoraron también las condiciones de mecánica, acústica, iluminación e isóptica del auditorio para modernizarlo y adecuarlo estructuralmente a las nuevas reglamentaciones establecidas.

El programa incluyó también la construcción de un edificio adicional para crear espacios de ensayo, maquillaje, vestuario y bodegas. Con la realización de este proyecto, el Teatro Insurgentes se transformó en un espacio moderno que permanece vigente, capaz de alojar espectáculos nacionales e internacionales con diferentes e innovadores formatos de representación.

 

Proyecto: Teatro Insurgentes | Localización: Ciudad de México | Arquitecto: Enrique Norten /TEN Arquitectos | Año de Diseño: 1993 | Año de Terminación: 1995