moda_in_casa (9).jpg

Moda in Casa

 
 
 

Moda In-Casa es una tienda de muebles de lujo situada en la calle principal de una colonia exclusiva. Los códigos estrictos de la zona especifican las alturas y profundidades del edificio para conservar la densidad y la escala de la calle baja así como la seguridad de los peatones. Nuestra respuesta crítica a tales límites severos era tomarlos literalmente: construimos la sala de exhibiciones a la altura, anchura y profundidad máximas permisibles. No deseábamos crear un objeto cuadrado e imponente, sin embargo, envolvimos el edificio en el recinto no existente y más etéreo posible.  

Tanto la fachada como las paredes bilaterales completas son de cristal; estas paredes de cortina de cristal doblemente tensadas cuelgan, con distancia aparente, desde una estructura expuesta de marco de acero y de concreto-losa. En la fabricación de la membrana invisible, irónicamente ignoramos los límites impuestos a la derecha para definir el espacio; en lugar de esos límites, el espacio está definido por la dinámica de los planos y de las líneas dentro.  

El edificio - esencialmente, una rejilla tridimensional de paredes y pisos - debe su simplicidad a su construcción modular. Un horario apretado exigió un diseño que permitiera que todas sus piezas se prefabricaran en talleres de la ciudad y se ensamblaran en el sitio. El edificio está hecho a mano en gran parte [un lujo que se pudo lograr gracias al trabajo local barato], que asombrosamente da su apariencia estética y técnicamente refinada y bien hecha. La estructura cuadriculada se presta bien al movimiento y al cambio, permitiendo que los muebles se enmarquen y se vuelvan a enmarcar. En efecto, el edificio es una caja de trofeo gigante que exhibe los bienes preciados de la tienda. 

La transparencia del edificio da gran importancia a la luz, que es capaz de alterar la atmósfera de la sala de exhibición y la percepción de sus dimensiones de un momento a otro. El temperamento que fluctúa del interior confunde la estructura estricta del edificio; la fluidez se favorece sobre la rigidez. La caja de cristal es la encarnación genérica del sueño modernista de negociar lo pesado y lo sólido para la luz y lo transparente, de cambiar la piedra por el vidrio; y este ideal continúa preocupando a la profesión. Nos esforzamos en traer esta fantasía lo más cerca posible al borde, separar en última instancia completamente al vidrio de la estructura y darle una independencia completa, o hacerla que sea más que un sello y deje ver, algún día, que lleva más que su propio peso.

 

Proyecto: Moda in Casa| Localización: Ciudad de México, México | Arquitecto: Enrique Norten /TEN Arquitectos | Año de Diseño: 1991 |  Año de Terminación: 1993